Elegido por Dios.


Llamado por Dios. Ser elegido entre nosotros, no significa que los otros sean rechazados, pero en este mundo “ser elegido” significa ser colocado aparte, en contraste con otros y los elegidos son mirados con una atención especial,  los artistas, los deportistas e incluso los santos, y los “fans” tratan de conocerlos mejor e imitarlos y sentirse cerca de ellos.

Ser elegido como Amado de Dios es algo radicalmente distinto. En vez de excluir a los demás los incluye. No se trata de una elección competitiva sino compartida. Se nos hace difícil, llegar a captar esta realidad y a lo mejor nunca llegaremos a comprenderla. 

Esta verdad de ser  elegido es el suelo de roca  sobre el que puedo edificar  una vida de amado. Cuando echo una mirada, a mi alrededor y en mi interior encuentro un montón de voces que me dicen,  tú no eres nada especial, eres uno más, una boca más que alimentar etc. Y a lo mejor ni nuestros padres nos han deseado, pero por encima de todas estas voces  tenemos que atrevernos a afirmar la verdad de que somos las elegidos de Dios, aunque el mundo no nos haya escogido. 

A menudo esta afirmación es una ardua tarea que dura  toda la vida, porque somos personas inseguras, miedosas que nos infravaloramos. 
Mucho antes de que ningún ser humano nos oyera llorar o reír, fuimos oídos por Dios.

Hna.Gleudy Lara.

Comentarios

Entradas populares de este blog