DIME CUÁL ES TU FUERZA

V DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B

Pincha sobre la imagen para acceder al Evangelio.
Comentario al Evangelio

Es muy común hoy en día que durante la semana nos sorprendamos pensando cuándo llegará el viernes para poder descansar, dejar prisas, agobios y trabajos; pareciera que incluso al comienzo de ésta ya nos sentimos cansados y agotados.  Hasta se te pasa por la cabeza tomar algún complejo vitamínico para restablecerte y recuperar energías. 

Hoy nos encontramos en el evangelio con el Maestro que no cesa de curar, de predicar, de ir de un lado para otro sin descanso.  Hasta por la noche se dedica a sanar los enfermos que le llevaban… parece incansable ¿verdad?
¿No te has preguntado dónde reside esta fuerza que tenía para estar inmerso en tanta actividad, aparentemente sin cansarse?  Vuelve a leer con atención el evangelio y descubrirás que su fuerza residía en Dios, en su relación constante y permanente con el Padre.  En este texto lo encontramos saliendo de la sinagoga, y posteriormente orando de madrugada :    “al salir Jesús y sus discípulos de la sinagoga (…) Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar”

Jesús puede decir con el salmista: “Sólo en Dios descansa mi alma” o “El Señor es mi fortaleza”.  Pues si eres discípulo de tan buen Maestro, olvídate de complejos vitamínicos, y de adelantos de fin de semana, y ve pensando en optar por encontrarte más con Dios en la oración, en el alimento de la Eucaristía, en la lectura de la Palabra… estas son nuestras vitaminas revigorizantes… ¿cómo estás de ellas? Quizás andas un poco escaso… da el salto, y busca a Dios con todo tu corazón, y cuando te hayas encontrado con Él, te darás cuenta que tienes energía y fortaleza para ponerte a servir como lo hacía Él.  ¿Qué te parece si lo intentas? No tienes nada que perder, pero sí mucho que ganar.

Hna.Mª Dolores Morillas Fernández.
hna.mdolores.lapresen@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog