¿ME RECONOCES?

IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B

Pincha sobre la imagen para acceder al Evangelio.

Comentario al Evangelio

Jesús era reconocido por todos como alguien diferente.  Su presencia, su forma de estar, su enseñanza… todo hablaba en él de algo distinto, de algo nuevo que jamás habían visto, ni oído.

En este pasaje del evangelio contemplamos que, incluso fue reconocido como el Santo de Dios, por aquellos que no lo querían, por los opuestos a Él, por malos espíritus.

Este espíritu, que tenía atrapada a esta persona, lo advirtió e identificó en Jesús al Mesías de Dios.   
Y escuchando su palabra, llena de autoridad, lo obedeció abandonando el cuerpo del hombre.

Cuántas veces en la oración has llegado a decirle al Señor: “Señor, quítame esto que me molesta de mi forma de ser”;  “Ayúdame a cambiar”;  “Dame fuerza para seguir avanzando”;  “Fortaléceme para seguirte”… y sigues en las mismas andanzas de siempre, ¿verdad?

Pregúntate entonces si es que no escuchas su Palabra, quizás no lo adviertes, ni reconoces en tu día a día, en tu interior que te habla. 

Puede ser que sí, que sepas que Él es Jesús, pero tal vez aún no has llegado a captar que, si quieres, puede ser el Señor de tu vida.  Jesús, si quieres, podría ser la Palabra que oriente tus actos, la Voz que te invita a seguirlo.

El espíritu inmundo, sabiendo quién era, le preguntó: “¿Qué quieres de nosotros?”.  


Te invito a que en un momento de silencio le preguntes con sinceridad al Señor: “SEÑOR, ¿QUÉ QUIERES DE MÍ?”  y escuchándolo, y reconociéndolo, le obedezcas.

Hna.Mª Dolores Morillas Fernández.
hna.mdolores.lapresen@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog