Dios tiene un pacto 1º parte.

«Pacto», del latín pactum, es un acuerdo, alianza, trato o compromiso cuyos involucrados aceptan respetar aquello que estipulan. El pacto establece un compromiso y fija la fidelidad hacia los términos acordados o hacia una declaración; por lo tanto, obliga al cumplimiento de ciertas pautas”.
Esto es lo que dice el diccionario.
En la Biblia, desde las primeras páginas hasta el final, aparece continuamente el compromiso de Dios con la humanidad, y su fidelidad. Muchas circunstancias ha atravesado la historia pero el pacto de Dios con nosotros no varía.
Experimentar que hay algo que no cambia y que es algo importante y valioso. Tan esencial como que tú eres importante y valioso para OTRO, Dios. Es una parte de la vida a la que uno no debería renunciar, inexcusablemente. “Por eso ven, hagamos un pacto tú y yo” nos dice Dios.
ORACIÓN: Habla, mucho a mi alma para que yo te conozca bien, y, conociendo tu bondad, te ame con todas las fuerzas del co­razón. Sí; habla, porque Tú solo, Jesús mío, tienes palabras de vida eterna; Tú hablas, y se llena el alma de tu sabiduría y el corazón de tu bondad; háblame, sí, amor mío, y no dejes de hablarme aunque vieres que yo, quiero esquivar tu trato; para que yo te siga y jamás me separe de tu lado. Amén.
(De don Maximiano, fundador de la Presentación en su libro El Desposorio del alma. Meditación 1, 2)                                                    
                            lolycorral@lapresentacion.com

Comentarios

Entradas populares de este blog